Fibromyalgia: el malestar insivible

La fibromialgia es una condición común que es difícil de soportar y tratar. Se caracteriza por sensibilidad en el cuerpo, fatiga, trastornos del sueño y síndrome del intestino irritable. Muchas personas tienen otros síntomas asociados con la fibromialgia. Es el tercer trastorno inflamatorio de las articulaciones más comúnmente diagnosticado después de la osteoartritis y la artritis reumatoide.

Sin embargo, un estudio de caso publicado en el Annals of Pharmacology en junio del 2001, tuvo resultados prometedores para los que sufren de fibromialgia. Algunos pacientes con fibromialgia están recibiendo alivio al eliminar el glutamato monosódico (MSG) y el aspartame de su dieta. Se encontró que cuatro pacientes con diferentes síntomas de fibromialgia tenían una resolución completa o casi completa de sus síntomas a los pocos meses de eliminar estos dos elementos de su dieta.

Los científicos están relacionando el alivio de los síntomas con la reducción de las excitotoxinas en los cuerpos de los pacientes. El MSG y el aspartato (un subproducto del aspartamo) actúan como neurotransmisores excitadores, que pueden sobreestimular el sistema nervioso y causar síndromes de dolor crónico. Al eliminar estas sustancias químicas del cuerpo, el dolor crónico disminuyó o desapareció por completo y se aliviaron o redujeron muchos otros síntomas que los pacientes experimentaban. Si los pacientes consumieron MSG o aspartame nuevamente, los síntomas volvieron.

El MSG se usa para mejorar el sabor en la mayoría de los alimentos procesados. Puede enumerarse como gelatina, proteína vegetal hidrolizada, proteína texturizada y extracto de levadura. El aspartamo es el edulcorante artificial más común en el mercado desde principios de los años ochenta.

La sensibilidad al MSG y al aspartamo no es la causa de todos los casos de fibromialgia porque a muchas personas no se les ayudó cuando eliminaron estos químicos de su dieta. Pero es un paso positivo que los enfermos de fibromialgia pueden tener en cuenta y probar para ver si funciona para ellos. Por lo tanto, presta atención a las etiquetas de los alimentos y trata de evitar los alimentos procesados cuando sea posible. Comer muchas frutas y verduras frescas puede llenar tu estómago y ayudarte a controlar el antojo de alimentos procesados.