Que es una

SUBLUXACIÓN

Una subluxación vertebral se da cuando una o más vértebras espinales pierden su alineación. Ello produce una interferencia en la médula espinal o los nervios espinales que se encuentran ahí y afecta directamente al sistema nervioso y posiblemente las áreas del cuerpo relacionadas y que están controladas por el sistema nervioso.

En el 90% de los casos la subluxación no produce dolor físico ya que sólo un 10% de los nervios están asociados a fibras de dolor. Sin embargo su efecto dañino es inmediato debilitando el cuerpo y su rendimiento a todos los niveles.

El propósito del sistema nervioso es de controlar y coordinar las funciones de cada sistema, órgano, tejido y célula del cuerpo, a fin de mantener en un 100% el estado de salud y bienestar. Al sistema nervioso también corresponde enviar mensajes desde y hacia el cerebro, manteniendo una comunicación abierta entre el cerebro y todas las células, sistemas, tejidos, etc… del cuerpo.

Una subluxación puede alterar o impedir el flujo normal de impulsos nerviosos desde el cerebro al resto del cuerpo. Con el tiempo, la subluxación vertebral puede causar “malestar”, debido a que impide que el cuerpo y sus sistemas (digestivo, inmunológico, respiratorio, etc.) puedan desempeñar su función a su máximo potencial.
El quiropráctico se encarga de encontrar y corregir la subluxación vertebral y de este modo devolverle al cuerpo su capacidad innata de recuperación. Una vez que la subluxación ha sido corregida, el sistema nervioso del paciente mejorará, lo que le permitirá comenzar ¡una mejor calidad de vida y de salud!

De DONDE vienen las Subluxaciones?

La vida diaria con sus tres tipos principales de estrés. La acumulación de Múltiples factores estresantes a los que nos enfrentamos a diario son los causantes de las subluxaciones. Cuando estamos bajo un estrés constante, el cuerpo inicia una serie de mecanismos de compensación (subluxaciones) para poder aguantar dicho estrés y asimilarlo. Es una estrategia natural y animal de supervivencia comprensible a corto plazo. El problema comienza cuando estas subluxaciones son crónicas y constantes en nuestra vida.

Físico

El más fácil de entender. Relacionado directamente a las caídas, posturas laborales, malos hábitos posturales, sobreesfuerzos deportivos sin control, etc. No debemos olvidar que el propio parto ya es un estrés físico en los primeros días de nuestra vida, como las caídas al aprender a caminar o aprender a montar en bicicleta

Qúimico

“Somos lo que comemos” Debemos tomar conciencia de que todo lo que le damos al cuerpo puede a corto o largo plazo tener una repercusión importante en nuestro organismo. Este estrés va relacionado con la alimentación, la deshidratación, el alcohol, el tabaco, la polución, efectos secundarios de vacunas, tomar demasiados medicamentos, etc…Todos estos comportamientos disminuyen notablemente el funcionamiento del sistema nervioso.

Emocional

Un accidente, una agresión, una separación, la muerte de un ser querido, el estrés del trabajo etc… causan un bloqueo importante en la estructura y pueden condicionar vuestro comportamiento y salud de por vida. La acumulación de estrés emocional hace funcionar excesivamente el sistema nervioso simpático el cual lleva la sangre a los músculos pero no al cerebro!  Llevándonos a actuar por inercia sin pensar,  estar en lucha constante con nosotros mismos. En este estado es el miedo, la frustración y la culpabilidad quienes guían nuestra vida. Según muchos especialistas, este tipo de comportamiento puede ser una causa importante de cáncer.